En Semana Santa no pueden faltar las torrijas de vino

El vino conquista la red: la tienda online
13 marzo, 2014
Vino tinto joven SABOR de Sani, gana el premio a la mejor presentación.
23 abril, 2014

En Semana Santa no pueden faltar las torrijas de vino

Tan típica es la imagen de la Semana Santa con los nazarenos y sus capirotes acompañando los pasos, como en la gastronomía unas torrijas de vino.

Las torrijas parecen tener un origen antiguo, seguramente surgieron en algún convento religioso como sabrosa e ingeniosa forma de aprovechar el pan de sobra.

Durante la Cuaresma, la prohibición de comer carne llevaba a su vez a una disminución en el consumo de pan, que con esta receta de torrijas, encontraba salida

Del siglo XV data la primera cita histórica sobre esta receta, atribuida al poeta y músico Juan del Encina: “miel y muchos huevos para hazer torrejas”, citado como plato indicado para la recuperación de las mujeres tras el parto.

En el siglo XVII se recogen las primeras recetas de preparación de torrijas, contenidas en el Libro de Cozina de Domingo Hernández de Maceras (1607) y en Arte de cozina, pastelería, vizcochería y conservería de Francisco Martínez Motiño (1611).

¿Curiosos datos, verdad?

Pues con tanto hablar de torrija, se nos hace la boca agua. Así pues, pasamos a una receta sencilla, pero no por ello menos deliciosa y apetecible para los golosos de la casa.

 

Ingredientes para la receta de torrijas:

  • 1 vaso de vino tinto
  • 1 vaso de agua
  • 50 gr de azúcar
  • 3 o 4 huevos
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Azúcar y Canela molida para emborrizar
  • 1 barra de pan del día anterior

 

Preparación:

Ponemos en un cazo el agua, azúcar y el vino, ponemos al fuego y dejamos que hierva un par de minutos. A continuación, cortamos el pan en rebanadas y lo ponemos en una fuente. Vertemos por encima la mezcla de vino. agua y azúcar. Deben estar bien empapadas. Ahora batimos los huevos y vamos pasando las rebanadas de pan por los huevos batidos. Cogemos las rebanadas y las freímos en aceite de oliva virgen extra hasta que estén doradas.

Las sacamos de la sartén y las ponemos en un plato con papel de cocina para que escurra bien el aceite sobrante de freír. Antes de que se enfríen rebozamos en una mezcla de azúcar y canela.

¡Listas!

 

Feliz y dulce Semana Santa.